¿Quién tiene que cambiar en realidad? – por Bianca Atwell

He encontrado hace un rato este artículo en el Facebook de Bianca Atwell. Un artículo genial explicando las cosas bien claritas como debe ser.

¿Quien tiene que cambiar?

Los conspiranoicos sin conciencia, solo nos muestran el gran poder de los poderosos, pero se olvidan de decirnos cómo jugar con él. Entonces muchos se asustan y se sienten sin fuerzas para defenderse. Simplemente no hacen nada, o como mucho van a una manifestación, algo que no sirve de nada si en sus vidas cotidianas no cambian sus rutinas.

Todos creamos el sistema. Es nuestra creación y lo sostenemos nosotros. Somos nosotros los que vamos a los bancos y ponemos la firma, somos nosotros los que consumimos productos de las multinacionales, somos nosotros los que compramos en las farmacias los medicamentos que hacen crónicas nuestras enfermedades, somos nosotros los que vamos a poner el voto a una u otra opción (derecha o izquierda), ¿OPCIOOOOONNN? ¿QUE OPCION?… somos nosotros los que vamos a las iglesias los domingos y financiamos la pederastia, el cercenamiento de la conciencia y los lujos de los religiosos.

Somos nosotros los que compramos animales de raza propiciando un estrago genético a la naturaleza del perro lobo (que sí tenía todas para ser un buen perro y ahora nosotros somos los que financiamos que los criadores acaben con sus dotes naturales), somos nosotros los que regalamos nuestra ATENCION (y por lo tanto nuestra energía) a los programas de televisión de las cadenas oficiales, somos nosotros los que aún teniendo un balcón no nos ponemos a cultivar nuestras propias verduras, somos nosotros los que nos compramos una 4×4 para presumir de modernos y con ello financiamos marcas, explotadores de petróleo, etc.

Somos nosotros los que criamos a nuestros hijos en la religión, insertándolos en un sistema de creencias en el que terminas siendo “el rebaño del Señor Pero…¿lo quieres más clarito? Te dicen que aceptes ser una oveja de manada y tú encima les pagas por ello?

Sigue leyendo

Carta abierta de una alumna de 1º de Bachillerato

Así que no me voy a callar mientras nos arrebatan la educación pública y nos condenan a una sociedad de clases sin posibilidad de ascender. Si los ricos son los únicos con acceso a educación, los pobres siempre seguirán siendo pobres, eso aprendemos en clase de historia. Tal vez unos cuantos políticos deberían dejarse de propaganda y trapicheos y volver a la escuela a estudiar el Antiguo Régimen, las revoluciones y el movimiento obrero, antes de repetir los mismos errores del pasado. 

Aquí la Carta pública de una niña de 1º de Bachillerato que ve las cosas muy claramente y no tiene problemas en expresarlas abiertamente. Con alumnas como esta, tal vez nuestro sistema educativo no esté del todo perdido, gracias a los profesores con sentido común por supuesto. Tal vez todos necesitaríamos tener el espíritu de lucha de cuando eramos adolescentes. Y apoyar a los profesores que están manifestándose para que nuestros hijos puedan acceder a una escuela pública digna. Como siempre los recortes nos los hacen a la población, dificultando la educación de los más pobres para perpetuar su pobreza a través de las generaciones. Esto así no va a poder durar. Se viene el desplome.

protestas de los profesores en madrid

Protestas de los profesores en Madrid

CARTA ABIERTA DE UNA ALUMNA DE 1º BACHILLERATO

Estos días han circulado por internet multitud de cartas abiertas de profesores tratando de explicar que no son dos horas, que no son ellos los más perjudicados. Que somos nosotros. Me indigna ver cómo todo su esfuerzo no sirve para nada en cuanto algún político deja caer frente a los medios que son unos vagos y que sus protestas se deben a esas dos horas que no dejan de mencionar. Nos manipulan como quieren, sus medias verdades aparecen en las primeras planas de sus periódicos mientras los hechos, las cifras objetivas, quedan sepultadas bajo sus artimañas electorales.

Así que me gustaría compartir mi versión como alumna de secundaria de la escuela pública. No creo en partidos políticos ni me importa a quién le bajen el sueldo o le suban dos horas, me importa mi futuro y el de mi generación. Sigue leyendo